Madagascar a lo largo de la calle del sol, la Carretera Nacional 7

Si usted sueña con grandes espacios, si le gusta la aventura y los encuentros auténticos, Madagascar está hecho para usted. País de múltiples facetas se desvelará durante sus peregrinaciones a lo largo de la famosa Carretera Nacional 7.

Madagascar el atípico

Desde la salida del aeropuerto, usted siente este extrañamiento tan buscado cuando se va de viaje. La capital, Antananarivo, es una ciudad atípica. Lejos del modelo establecido de las grandes metrópolis, mezcla sin complejo las llanuras, los arrozales, y poco a poco, las casas más modernas. En las alturas, la ciudad antigua, majestuosamente sobresalida por el palacio de la Reina y el de Andafiavaratra, le invita a descubrir la estructura muy particular de la ciudad.

Saliendo de Antananarivo, a lo largo de la Carretera Nacional 7, el campo malgache se declina en inmensas extensiones de campos de cultivo, de arrozales, de pequeñas aldeas donde las casas de adobes llevan el tono de encanto al paisaje. Las ciudades cruzadas son extravagante y pintorescas, lugares de vida y de encuentros incontestadas.

La diversidad a lo largo de la calle

Cada parada será la ocasión de descubrimientos. En Ambatolampy, usted se familiarizará con las técnicas tradicionales de fabricaciones de ollas de aluminio. En Antsirabe, ciudad termal de la época colonial, usted degustará la tranquilidad y el descanso de una ciudad en el que el tiempo parece suspendido. En Ambositra, llene de recuerdos de maderas esculpidas, obras de los artesanos locales.

La variedad de los paisajes es una particularidad de la gran isla o de la isla roja como Madagascar está también llamado. Usted se percibirá a lo largo de su estancia en Madagascar. Para apreciar todavía más esta diversidad, opte por pararse en las aldeas donde la autenticidad y la simplicidad de la acogida le dejarán buenos recuerdos. Viva su viaje como una aventura humana que le acercará de lo esencial, el ser humano.

Sensaciones fuertes y la aroma de la aventura

En el municipio de Ambalavao, disfrute de su estancia para ir al magnífico valle de Tsaranoro, en el pie del macizo de Andringitra. Usted podrá satisfacer allí sus envidias de sensaciones fuertes al hacer escalada o parapente. Un trek le permitirá alcanzar el Pic Boby, la cumbre más alta del macizo, después de atravesar por paisajes lunares, por piscinas naturales de toda belleza.

Continúe su viaje hacia el parque de Isalo o hacia la reserva de Zombitse Vohibasia, un sitio todavía desconocido aunque resguarda una gran variedad de aves raras endémicas. Acabe su estancia en Ifaty, la estación balnearia en moda de la costa suroeste.

 

Algún Comentario?