Escápate y relájate en uno de estos destinos

Si eres de los que siempre hacen planes a última hora, aún estás a tiempo de conseguir unas vacaciones de fin de semana con Buscounchollo.com. Viajar actualmente no se entiende solo como una actividad de ocio, también se ha convertido en una necesidad para relajarse y desconectar de las presiones que se viven últimamente.

Por qué no vamos a…

Benasque. Un precioso municipio de la provincia de Huesca que destaca por su turismo natural y actividades al aire libre. Sin duda, entre la multitud de sus rincones hay que señalar sin precedentes, el Valle de Benasque. Un lugar impactante que embruja al viajero. Huele a hierba y a tierra seca y  gracias a su variedad de vegetación consigue que se convierta en un rinconcito lleno tranquilidad. Un aliento de paz en un mundo que nunca para.

El Valle de Benasque cuenta con 13 glaciares y 95 lagos constituyéndose como un gran refugio para multitud de especies, sobre todo para mamíferos y aves, cerca se encuentra el Pico Aneto. Cuenta la leyenda que un día cualquiera llegó un mendigo al Valle de Benasque y que este conquistó a todos los habitantes del lugar, gracias a su trabajo y amabilidad se ganó un trocito de corazón de todos. Con el paso del tiempo el mendigo decidió que era la hora de emprender la marcha y dejó el Valle, pese a la advertencia de los habitantes del pueblo por los gigantes que vivían en las montañas, en este caso por Netú. Los gigantes llegaron a las montañas porque no se llevaban bien con los Dioses. Cuando el mendigo llevaba un tiempo de viaje y ya no tenía agua ni comida se topó con el famoso gigante al que pidió ayuda. Sin embargo, el gigante con su carácter agrio y egoísta decidió negarle la ayuda. Ante esto, el mendigo sorprendido le dijo ‘tu corazón es duro como la roca, ojalá todo tú se convierta en piedra’ y así fue, como Netú se convirtió en una gran roca, lo que hoy conocemos como el Pico Aneto.

En cuanto al alojamiento, hay hoteles disponibles en el corazón de la montaña que harán que este viaje se convierta en una experiencia única.

Lisboa. Destino encantador y con un tiempo siempre muy bueno. En esta época del año Lisboa sigue siendo un viaje perfecto para desconectar y pasar un fin de semana en familia, con la pareja o los amigos. Subir al tranvía es algo imprescindible y un momento mágico para llegar a barrios como Chiado o Baixa. Destaca por joyas arquitectónicas como la terraza de la Torre de Belém desde la que se puede admirar el Tajo, considerado a día de hoy Patrimonio de la Humanidad. Las vistas desde luego son de cuento, también lo es el Castillo de San Jorge. Este va ganando protagonismo entre las callecitas de los diferentes barrios y se encuentra en el corazón de Alfama al que se puede acceder también desde el tranvía 28. Cerca del castillo se encuentra ubicada la Catedral Sé, conocida como una de las iglesias más antigua de la ciudad, se estima que fue construida durante el SXII. En sus inicios se trató de una construcción de estilo románico. Junto a la catedral también se puede visitar un convento.

Otro emblema de esta ciudad es el Elevador de Santa Justa. Cuenta 45 metros de altura y está hecho de metal. Se terminó de construir en el año 1902 y ofrece una de las mejores vistas panorámica de la ciudad. Una visita obligatoria antes de dejar esta preciosa ciudad es, sin duda, la librería Ler Devagar, se encuentra en el ranking de las 10 librerías más bellas del mundo según el New York Times.

La gastronomía tampoco dejará indiferente, es muy rica y variada. Por ejemplo Las “favas à portuguesa” un plato que combina habas, cerdo y morcilla. El cerdo es la carne habitual que suelen consumir los portugueses. El bacalao también es un producto estrella en su cocina y se encuentra presentado en multitud de formas desde a la plancha, en croquetas, cremas… Las croquetas de bacalao son una delicia, se puede comer en multitud de bares de la zona y están riquísimas. Para esta época la sopa de marisco, se convierte en un plato perfecto para entrar en calor y disfrutar del sabor a mar.

Para los más golosos no puede faltar los Pasteles de Belém, un dulce tradicional portugués con una receta secreta, habitualmente se venden en cajitas y se pueden comprar de nata o canela. Vienen con el embalaje perfecto para llevarlo  también a casa una vez finalizado el viaje. En otras zonas de Portugal se conocen como los pastelitos de nata.

Escapar y tomar un respiro con el viaje adecuado, sea donde sea, será el mejor plan para estas Navidades aunque se trate de un viaje corto. Un fin de semana ofrece el tiempo suficiente para conocer un nuevo destino y desconectar totalmente de la rutina. Podrás encontrar todo tipo de ofertas para viajes cortos en BuscoUnChollo.com.

 

Algún Comentario?

Este formulario recopila su nombre y correo electrónico para que podamos comunicarnos con usted. Consulte nuestra política de privacidad para más información. Doy mi consentimiento para que esta web recopile mi nombre y mi correo electrónico. *